Sistemas de impresión por inyección de tinta continua

Un sistema de impresión por inyección de tinta es una máquina que coloca marcas en productos y envases al proyectar gotas a través de un chorro de tinta sobre la superficie del material objetivo, formando letras, números y otros códigos. Los codificadores de inyección de tinta pueden imprimir sobre prácticamente cualquier sustrato, incluidos papel, plástico, alambre, cable, metal, resina y vidrio, entre otros. La información que se suele imprimir incluye fechas de caducidad, números de lote, números de serie, códigos de barras y códigos de fecha.

El software del codificador controla el chorro para crear estas marcas alfanuméricas, en 1D y en 2D. Esto permite a los fabricantes marcar sus productos y envases con el fin de realizar un seguimiento de los productos durante su procesamiento, cumplir la normativa y facilitar la retirada rápida cuando sea necesario. Además, la capacidad de secado rápido de las tintas actuales limita el riesgo de que los códigos impresos se emborronen o desdibujen, lo que garantiza que sigan siendo legibles durante la producción y distribución.

Gracias a su capacidad para colocar estos códigos basados en tinta, escaneables y legibles por el ojo humano de manera eficiente y fiable, el sistema de impresión por inyección de tinta se ha ganado un lugar en una gama muy amplia de líneas de producción. Estos sistemas se suelen utilizar en sectores como el alimentario y el de las bebidas, así como para productos farmacéuticos, piezas de automoción y cosméticos.

Muchos de los sofisticados sistemas de impresión por inyección de tinta actuales incorporan un software que no solo les permite imprimir de forma rápida y limpia, sino que también avisa al personal operativo cuando los suministros de tinta o disolvente empiezan a agotarse. En algunos casos, el software también permite al fabricante del sistema de inyección de tinta acceder a los controles de la unidad para realizar ajustes y correcciones de forma remota, lo que reduce el riesgo de tiempo de inactividad de la producción.

Los sofisticados sistemas de impresión de inyección de tinta actuales, como las impresoras de inyección de tinta continua (CIJ) de Videojet, también benefician a los fabricantes, pues solo se requieren 5 minutos de mantenimiento preventivo anual por parte del usuario, ya sea una vez al año o cuando la impresora llegue a las 3000 horas, lo que primero suceda. El personal de la línea puede llevar a cabo este mantenimiento preventivo predecible sin necesidad de un experto en CIJ. Esto ayuda a eliminar las sorpresas que pueden causar tiempos de inactividad no programados y mantiene las impresoras en funcionamiento continuo para lograr la máxima productividad.

Artículos relacionados

Soluciones sugeridas

Videojet 1650 | Videojet 2351/2361